Alveolitis dental: ¿Qué es? ¿Cómo se puede prevenir?

La alveolitis dental es una complicación que se produce después de la extracción dental, siendo una situación que no ocurre con frecuencia. A pesar de ello, en este artículo hablaremos acerca de esta patología, así como compartiremos una serie de consejos que nos serán de gran utilidad para evitar la alveolitis dental.

¿Qué es la alveolitis dental?

Podemos definir la alveolitis dental como una infección localizada y reversible que se produce después de la extracción de una pieza dental (suele aparecer entre las 24 y 72 horas después de una extracción).

Aunque estemos ante una situación que puede afectar a cualquier pieza dental, es más común y frecuente que la alveolitis dental se produzca tras la extracción de una muela del juicio.

Para entender la causa de esta patología hay que tener en cuenta que después de una extracción dental se produce un coágulo de sangre que se localiza en el hueco que queda libre. El coágulo nos ayudará a proteger la zona tratada, sin embargo en caso de que no se forma o se rompe quedaría el alveolo expuesto, por lo que quedaría expuesto ante bacterias así como cualquier agente externo que causarían la infección. De hecho, la alveolitis dental corresponde a la inflamación y dolor en la zona debido a una infección.

Se estima que las probabilidades de sufrir un alveolitis dental después de una extracción es del 3%, sin embargo en caso de que la extracción corresponda a las muelas del juicio la probabilidad será mucho mayor (entre el 20% y 30%).

Tipos de alveolitis dental

Es momento ahora de conocer las diferentes variedades de alveolitis dental que existen. En primer lugar tenemos la alveolitis seca, cuya principal particularidad es que la infección se produce por la falta de coágulo.

Estamos ante una infección muy dolorosa debido a que el hueso maxilar quedaría expuesto y el paciente sufrirá un dolor muy intenso al masticar.

Hablamos ahora de la variedad conocida como alveolitis húmeda, que a diferencia de la variedad seca, el alveolo cuenta con una acumulación de sangre, que destaca principalmente por ser de un color mucho más oscuro que lo habitual.

Otra de las características de la alveolitis húmeda es que la infección no es tan dolorosa en comparación con la alveolitis seca.

¿Cuáles son los síntomas de la alveolitis dental?

Hablamos ahora de la sintomatología que nos indica que el paciente padece alveolitis dental y el signo más habitual es el dolor agudo que aparece pasadas las 24 o 48 horas.

Es importante aclarar que después de una extracción se notarán ciertas molestias o dolor leve en la zona donde se ha producido la extracción, sin embargo en caso de se experimente un dolor agudo es muy probable que estemos hablando de un caso de alveolitis dental, siendo de vital importancia acudir con rapidez a un especialista para que nos atienda.

El mal sabor de boca es otro de los síntomas comunes en la alveolitis dental.

En resumen algunos de los síntomas son:

  • Dolor agudo.
  • Mal sabor de boca.

¿Cómo podemos prevenir la alveolitis dental?

De igual forma que sucede con la amplia mayoría de patologías dentales, hay que hablar de la importancia de la prevención como la mejor arma para prevenir la alveolitis dental. Uno de los consejos más eficaces para prevenir esta patología es no fumar durante varios días después de la extracción.

El tabaco, así como la edad o el uso de anticonceptivos orales, son los principales factores de riesgo de la alveolitis, principalmente la variedad seca. Para entender la relación que existe entre esta infección y el tabaco debemos saber que fumar retrasa tanto la curación como el proceso de cicatrización, mientras en el caso del factor de la edad hay que señalar que las personas de edad avanzada tendrán una mayor probabilidad de alveolitis en comparación con las personas más jóvenes.

¿Cómo se trata la alveolitis dental?

El primer paso será acudir a un especialista para que nos limpie la zona afectada con suero con la finalidad de eliminar cualquier residuo que esté localizado en el alveolo. Además, administrará fármacos (tanto analgésicos como antibiótico) para la infección. Por otra parte, hay que hablar también de la importancia de los enjuagues bucales con clorhexidina. En definitiva, se estima que el tratamiento de la alveolitis dental tiene una duración que oscila entre los 10 y 15 días.

Este post es meramente informativo y no reemplaza en ninguna medida una consulta con el dentista. Comunícate con el equipo de agentes de sonrisas para agendar una cita con uno de los dentistas de Smilers Clínica Dental.

Give a Comment